¿Calvas en tu césped? Tal vez tiene hongos y no lo sabes

by

En verano, el césped natural sufre por el sol directo, el clima seco y la escasez de agua. A ello, se suman las plagas como la “rosquilla” u hongos como el “fusarium”, “antracnosis”, “rizoctonia”, “pitium”, “roya” o “gloeocerosa”. En esta época del año, con las altas temperaturas y el calor intenso, se propicia el ambiente perfecto para la proliferación de hongos y plagas.

Hongos:

Normalmente, los hongos comienzan con una sensación de césped marchito y que crece con menor vigor. Al poco tiempo, aparecen zonas de entre 6cm y 100cm que comienzan a adquirir un color marrón parduzco, que progresivamente comenzarán a amarillear hasta secarse. Se propagan con gran rapidez, y su identificación es complicada porque sus síntomas, en ocasiones pueden confundirse con un riego inadecuado.

Las claves para combatir esta enfermedad es la prevención, con medidas como:

  • Aplicar el riego de forma que el césped permanezca húmedo el menor tiempo posible (mejor un riego copioso que varios escasos)
  • Evitar la utilización de abonos nitrogenados, preferiblemente utilizar abonos de liberación lenta.
  • Evitar la compactación excesiva del suelo con un pinchado anual.
  • Eliminar manualmente las zonas afectadas y fumigar con un fungicida específico. Te dejamos un ejemplo:

Plagas: (la comúnmente conocida como rosquilla)

La “rosquilla” es una especie de oruga que se alimenta del cuello y las hojas inferiores de los tallos del césped. Durante el día, se esconde bajo tierra, enroscada (de ahí su nombre) y durante la noche, salen a comer. Ahí es el momento perfecto para verlas. Ponen sus huevos en el envés de las hojas y eclosionan en primavera. Esta plaga también puede aparecer en tomateras y sandías. Se reconoce fácilmente por los estragos que causan, ya que devoran los tallos aéreos.

La forma de combatir esta plaga es:

  • Eliminar las malas hierbas, ya que muchas veces anidan en ellas.
  • Vigila el primer estado de cultivo de tu césped, ya que los brotes tiernos son muy atrayentes para este tipo de larva.
  • Las larvas que acaban de eclosionar, se quedan en las hojas hasta que tienen capacidad de bajar al suelo. Es el momento ideal para tratar la plaga fumigando con productos a base de piretrinas.
  • Si el gusano ya es adulto, hay que tratarlo con cebos trampa, es decir, cebo envenenado que  hace que el gusano muera por su ingesta. Lo ideal es espolvorearlo por la noche, cuando el gusano sale a comer. Os dejamos una foto de la rosquilla:

Recuerda que en Ferpas, estamos a tu disposición para asesorarte y ayudarte con tu jardín. A continuación os dejamos unas fotos de praderas de césped de uno de nuestros jardines realizados, un ejemplo de césped sano y cuidado.

You may also like

Leave a Comment

Your email address will not be published.