Un bonito jardín en Bussot

by

Cuando tienes mucha extensión de parcela, pero no puedes dedicar demasiado tiempo al mantenimiento del jardín, debes buscar soluciones para equilibrar el  tiempo que va a necesitar el cliente para mantenerlo y la belleza del proyecto.

Este jardín es un ejemplo de esta problemática que a veces nos exponen los clientes y que tratamos de solventar, utilizando recursos como especies de fácil adaptación al medio,  en este caso hemos utilizado algunas como la “Strelitzia reginae”, “Syagrus romanzoffiana”, o “Roystonea regia”, combinadas con grandes zonas de gravas blancas, que nos ayudan en el control del nacimiento de  “malas hierbas” además de limitar mucho el consumo de agua.

(Algunos cítricos y frutales alrededor de las jardineras)

Alrededor de la piscina hemos dispuesto una pradera de césped natural en “tepe”. Esta forma de instalación del césped nos permite tener amplias extensiones de césped natural sin necesidad de esperar a que crezca, además aporta mucho frescor en esta zona.

Hemos instalado una pequeña fuente que además sirve para refrescar a las aves. No hay que olvidarse de estos pequeños amigos si queremos disfrutar de su canto en el jardín.

En las zonas colindantes a la piscina, hemos dividido las gravas y el césped mediante pletina metálica, aprovechando además para delimitar un espacio para las “Cyca Revoluta” y los “Hibiscus”, lo que resulta muy funcional, ya que actúa como jardinera y contiene la corteza de pino del suelo.

En las áreas de gravas blancas, hemos colocado jardineras de traviesas de madera recuperada para poder sembrar plantas aromáticas o distintas especies de hortalizas.

You may also like

Leave a Comment

Your email address will not be published.